¿Quieres saber cómo dar de baja la luz y ahorrar gracias a la energía solar? En este artículo te contamos las principales ventajas de las placas fotovoltaicas y cómo cesar el suministro.

Una de las grandes ventajas que aporta la energía solar es la posibilidad de conseguir que la vivienda sea autosuficiente; es decir, que no haya necesidad de estar conectado a la red eléctrica. Esto es algo muy positivo para todos los consumidores ya que solo por el hecho de estar conectado a la red, hay que abonar el término fijo, aunque no se haya hecho consumo alguno. Por eso mismo es imprescindible que si cuentas con una instalación fotovoltaica que es autosuficiente, no dudes en darte de baja del servicio de electricidad para evitar estos pagos innecesarios.

¿Cómo dar de baja la luz temporalmente?

El proceso de dar de baja la luz con cualquier comercializadora es muy sencillo: solo se tiene que poner en contacto el titular del suministro con la compañía eléctrica y solicitar dar de baja la luz. Las comercializadoras disponen de varias vías de atención al cliente; y, sin duda, la más recomendable es la telefónica ya que la llamada es normalmente gratuita. Además, las compañías disponen de un amplio horario de atención, por lo que podrás encontrar un hueco fácilmente a lo largo del día. Además, ¡no necesitarás desplazarte a una oficina!

¿Cuánto cuesta dar de baja la luz?

Dar de baja la luz es uno de los principales derechos de cualquier cliente; por eso, dicha gestión es siempre gratuita. Nunca tendrás que pagar ni un euro por desconectarte de la red. Ahora bien, debes de tener en cuenta una cosa: si has contratado una tarifa de luz o un servicio adicional con permanencia y te quieres dar de baja antes de que se produzca la finalización de dicha permanencia, entonces sí que tendrás que pagar una penalización. No obstante, dicha penalización es por el contrato de permanencia y no porque vayas a dar de baja la electricidad.

¿Por qué apostar por la energía solar?

En la actualidad parte de la producción de energía eléctrica se realiza a través de procesos que implican la contaminación del medio ambiente, como es el caso de las centrales térmicas en las que se quema carbón para producir electricidad, o bien las centrales nucleares en las que, si bien no contaminan la atmósfera, sí que son peligrosas debido a su radioactividad tal y como se puede comprobar en este artículo.

En este sentido, aunque luego el consumo de electricidad no es contaminante, de poco sirve si para producirla se ha tenido que quemar carbón. De ahí que cada vez más las personas apuesten por una energía eléctrica que se produzca a través de fuentes de energía renovables 100% verdes, como es el caso de la energía fotovoltaica.

Pero esa no es la única ventaja: si ya es algo muy positivo usar electricidad que no ha generado contaminación, la energía fotovoltaica también es 100% gratuita. Lógicamente, los paneles recogen la energía solar y la transforman en electricidad gratis. Lo único que hay que pagar, claro está, es la instalación, pero gracias a las facilidades de financiación y las ayudas de las comunidades autónomas es posible que lo que pagues sea mucho menos que por el consumo de luz de la red eléctrica. Sin duda, no hay mejor forma para ahorrar en tus facturas que con la energía solar.

Deja una respuesta